En el mercado nos podemos encontrar dos clases de azulejos: los vidriados y los sin vidriar. Los vidriados son más duros, pero se rayan con facilidad. Por su parte, los azulejos de la superficie sin vidriar absorben los productos de limpieza. El cemento blanco utilizado en las juntas es poroso y retiene humedad y moho.

Ver Más